Un ‘plástico vivo’ con esporas bacterianas se autodestruye al desecharlo