Pregón de Enrique Tierno Galván en las Fiestas de San Isidro de 1985