Los y las profesionales del Hospital La Paz se sienten indefensos ante las agresiones físicas y verbales de los pacientes