Los fondos buitre sobrevuelan ahora los repertorios de las grandes canciones del rock