Lo que un campo de fútbol de Aluche explica acerca de la dificultad de borrar la memoria franquista del espacio público