Las promotoras plantan a Almeida y frustran su plan de vender suelo municipal para viviendas de alquiler