La falta de zonas verdes en los barrios más pobres acentúa su vulnerabilidad al calor