El pelotazo de los curas salesianos con una pista de pádel que provoca la indignación vecinal