El negocio de la Ermita del Santo: vivienda protegida que roza los precios de la libre en el barrio