Cumple un año la herramienta de la que las empresas no quieren ni oír hablar y que podría cambiar la negociación salarial